EL “AMOR A LA GLORIA” EN LA ANTIGUA GRECIA

Todas estas técnicas renacerán en la educación de la época clásica, no sin sufrir una evolución en el curso de la cual los elementos más intelectuales se desarrollan en detrimento del elemento guerrero; solo en Esparta conservará este último un lugar de preferencia, sobreviviendo todavía, incluso en la pacífica y cívica Atenas, en el gusto por el deporte, las actividades atléticas y en cierto estilo de vida propiamente viril.

            El “amor a la gloria”, puntal de la ética homérica, hizo que generaciones de guerreros y atletas griegos sacrificaran su vida en la búsqueda de algo superior: el honor, la virtud, el valor ( “areté”).

            El héroe homérico vive y muere para encarnar en su conducta un determinado ideal, una determinada calidad de la existencia. Ahora bien, la gloria, el renombre adquirido entre los valientes, es la medida, el reconocimiento objetivo del valor.

            De ahí ese deseo apasionado de gloria, de ser proclamado el mejor, fuerza el fundamento de esta moral caballeresca. Homero fue el primero en formular, y de él tomaron entusiasmados los Antiguos, esa concepción de la existencia como una contienda deportiva en la que importa resaltar ese ideal agonístico de la vida, uno de los aspectos más significativos del alma griega. El héroe homérico, y a su imagen, el hombre griego, no es realmente feliz si no se valora a sí mismo, si no se afirma como el primero, distinto y superior, dentro de su categoría. Decía Peleo a su hijo Aquiles: ¡ser siempre el mejor y mantenerse superior a los demás!

            El ejemplo de los héroes obsesionó el alma de los griegos y mantuvo muy alto, durante siglos, el espíritu olímpico. Y es en Esparta, merced a su cultura arcaica de formación de guerreros dispuestos a morir por su patria, que encontramos una altísima expresión de actividad deportiva. Conocemos los puestos de honor que se aseguraban los campeones laconios(6) en estas competencias internacionales: la primera victoria espartana conocida data de la olimpíada XV (720 A.C.); entre los años 720 y 576, sobre un total de 81 vencedores olímpicos conocidos, 46 fueron espartanos; en el “estadio”, la prueba más importante, sobre 36 campeones conocidos, 21 fueron espartanos. Estos éxitos obedecían tanto a las cualidades físicas de los atletas, como a los excelentes métodos de sus entrenadores; sabemos por Tucídides que se atribuían a los espartanos dos innovaciones características de la técnica deportiva griega: la desnudez completa del atleta y el uso del aceite como linimento.

            El deporte no estaba reservado exclusivamente a los hombres: el atletismo femenino aparece documentado desde la primera mitad del siglo VI A.C. por encantadoras estatuillas de bronce que representan a jóvenes espartanas en plena carrera. Los cambios políticos y sociales de Esparta a partir del 550 hicieron que se retirara de los Juegos Olímpicos.

Una de las características de la técnica deportiva Griega según Tucídides.

Anuncios
Published in: Sin categoría on abril 24, 2010 at 11:19 am  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://deporteenlagreciaantigua.wordpress.com/2010/04/24/el-amor-a-la-gloria-en-la-antigua-grecia/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: